Heladas de inicio de primavera: las bajas temperaturas preocupan a los agricultores

Aunque el refranero popular asegura que ‘en abril, aguas mil’, este año ha arrancado el mes con grandes heladas en España.

Los cultivos han amanecido durante los últimos días recubiertos de capas de hielo producidas durante toda la noche como consecuencia de las bajas temperaturas. Estas heladas preocupan principalmente a los agricultores que han sufrido, en algunas zonas, un grave impacto en sus cultivos.

¿Qué son las heladas?

El motivo ha sido, según explican desde la AEMET, el paso por la Península y Baleares de un frente atlántico, seguido por la entrada de una masa de aire ártico, provocando un descenso acusado de temperaturas, con nevadas y heladas en el interior de la mitad norte y del cuadrante sudeste de la Península.

Los sistemas antihelada se activaron en provincias como Aragón, Cataluña o La Rioja para evitar problemas en la campaña de fruta. En parcelas ubicadas en el Valle del Ebro no se habían registrado heladas en el mes abril desde hacía 22 años, según alertaban estos días los agricultores:

El popular meteorólogo de Meteored, José Miguel Viñas @divulgameteo, resta novedad al fenómeno en sí y explica qué son las heladas: “Las heladas tardías ocurridas en el mes de abril no son algo extraordinario. Casi todos los años en esta época del año se produce alguna entrada de aire frío de origen polar. El refranero meteorológico (que recoge en gran medida el conocimiento de la gente del campo basada en la experiencia) es claro al respecto: ‘abril siempre fue vil, si no al entrar al salir, y si no al mediar por no mentir’. En abril se produce la transición entre el tiempo invernal, que ya queda atrás. y el de la primavera avanzada, con rasgos cada vez más veraniegos, que está por llegar. Esa transición no acostumbra a ser suave y progresiva, sino que es habitual que se produzcan bruscos altibajos, alternando episodios de calor con entradas frías”, explica a Cocampo Noticias.

Lo que sería diferente este año sería la magnitud del descenso de temperaturas que Viñas califica como “excepcional”: “No ocurren todos los años entradas de aire ártico en primavera como la que hemos tenido. La disposición del campo de presiones en el continente europeo favoreció la formación de un pasillo que desde latitudes bastante altas permitió la llegada de ese aire tan frío hasta la Península, provocando un acusado desplome de las temperaturas, nevadas en cotas muy bajas (200-300 m) en el norte peninsular y heladas de cierta intensidad (mínimas en el entorno de los -5 ºC) afectando a amplias zonas del interior, principalmente del norte y este de la Península”, añade.

Los cultivos más afectados por las heladas

En cuanto a los cultivos más afectados, en declaraciones a Cocampo Noticias, la agrupación de entidades aseguradoras de seguros agrarios, Agroseguro, apunta que las heladas del fin de semana han sido una amenaza generalizada para los frutales, especialmente en Huesca, el Valle del Ebro o Lleida.

La producción de almendros también se ha visto afectada por las bajas temperaturas, sobre todo en Castilla-La Mancha, por ser la comunidad autónoma por excelencia en este tipo de cultivo.

“Ahora mismo, sabemos que estas bajas temperaturas han afectado principalmente a los frutales, especialmente a los melocotones, nectarinas, manzanas…, y también a los almendros”, señalan.

Servando Germán, delegado del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias en Ciudad Real, explica a Cocampo que los cultivos más afectados por las heladas son “los almendros y los frutales en flor o con el fruto recién cuajado”.

A su vez, añade que las bajas temperaturas registradas durante el fin de semana “también afecta a algunos cereales en su etapa de encañado, es decir, cuando se produce el desarrollo de la caña; y al viñedo, en las variedades más tempranas”.

Impacto económico

Tener una estimación económica hoy es complicado, pero a lo largo de la semana podremos tener una primera previsión del impacto económico, que esperamos va a ser alto”, apunta Agroseguro.

“En las explotaciones en las que se ha congelado la planta, se ha perdido todo”, apostilla Germán, del Colegio de Ingenieros. Unas pérdidas de un alto valor económico que sufrirán aquellos agricultores que no cuenten con un seguro agrario en vigor.

Aunque el inicio del mes de abril no ha sido nada favorable para los agricultores, la situación hubiera sido todavía más crítica si las bajas temperaturas se dieran dentro de 15 días, porque el viñedo y los cereales también se hubieran visto afectados.

¿Cómo prevenir las consecuencias de las heladas?

El campo genera mucha incertidumbre, pues es muy complicado controlar que estas condiciones climatológicas sean las más adecuadas para cada tipo de cultivo. Por este motivo, los seguros protegen a los agricultores de los daños que puedan sufrir sus cosechas por diferentes fenómenos de la naturaleza, como lluvias, inundaciones, heladas, sequías o granizo.

La mejor opción para evitar pérdidas económicas en los cultivos es contratar un seguro que cubra cualquier imprevisto, como son las heladas en primavera.

“Sí, los agricultores que tengan seguros en vigor están cubiertos en este tipo de situaciones provocadas por fenómenos de la naturaleza”, afirman desde Agroseguros.

Evolución de las temperaturas

Las heladas sufridas durante los primeros días de abril finalizarán en las próximas horas de con la entrada de una borrasca atlántica.

La Agencia Española de Meteorología (AEMET) prevé que a partir del miércoles 6 se suavicen las temperaturas para dar paso a un nuevo fin de semana marcado por tiempo extremo. En esta ocasión, las heladas de los últimos días desaparecerán para vivir un episodio de altas temperaturas, principalmente en el norte de la península.

Fuentes:
Fotografía: UAGA-COAG Aragón